¿Cómo producimos los fonemas? 

Los fonemas de español se articulan con el aire espirado, igualmente como los de otras lenguas romances y el inglés. Sabemos intuitivamente que los fonemas se forman en la boca utilizando el aire espirado, pero para aprender más detalles sobre cómo producimos los fonemas es necesario conocer las diferentes partes del aparato fonador. Las diferentes partes del aparato fonador participan en la articulación de la mayoría de los fonemas, es decir, utilizamos diferentes órganos para producir diferentes fonemas. Algunos órganos del aparato fonador se mueven mientras otros son estáticos.

Los órganos que se mueven son: los labios, los dientes, la lengua (el ápice, la lámina, y el dorso), el velo, la úvula, y las cuerdas vocales.

Los órganos que son estáticos son: la nariz, la cavidad nasal, el alvéolo, el paladar, la cavidad bucal, y la cavidad laríngea. 

Puedes ver abajo la imagen del aparato fonador con todos los órganos marcados:

 

 

Antes de ver cómo se articulan los fonemas de español, vamos a explorar dos rasgos fonéticos fundamentales que se aplican a todos los fonemas: sonoridad y nasalidad.

La sonoridad describe la presencia o la ausencia de la vibración de las cuerdas vocales. Para demostrar, toca el cuello donde está la nuez de Adán y pronuncia estos sonidos continuos: /ffff-vvvv-ffff-vvvv-ffff-vvvv/. ¿Puedes sentir que falta la vibración de las cuerdas vocales cuando pronuncias la /f/? Pero está presente cuando pronuncias la /v/, ¿verdad?. Entonces, la /f/ es una consonante sorda porque no hay vibración de las cuerdas vocales mientras la /v/ es una consonante sonora porque hay vibración de las cuerdas vocales. Es importante notar que el sonido /v/ no existe en español, pues puede ser difícil para unx hablante monolingüe de español interpretar y producir este sonido. En general, un fonema es sordo cuando no vibran las cuerdas vocales y es sonoro si las cuerdas vocales vibran.

La nasalidad se caracteriza por la salida de parte del aire espirado a través de la cavidad nasal. Cuando el velo está bajado, el aire sale solamente por la nariz y el fonema es nasal. El fonema /n/ es un sonido nasal porque al producir el fonema sale el aire de la cavidad nasal. De hecho, si te tapas la nariz, no podrás emitir el fonema /n/. Adelante, ¡inténtalo!

Por otra parte, cuando el velo está elevado, el aire sale por la boca porque el velo bloquea la salida del aire por la nariz. Tápate la nariz y pronuncia el fonema /l/. ¿Pudiste emitir el sonido sin complicación? ¡Sí! ¿Qué tal con /b/? También puedes producir el sonido, ¿verdad? Por eso, concluimos que el fonema /l/ y el fonema /b/ no son nasales. Para resumir, si el aire sale a través de la cavidad nasal, es un fonema nasal, y si el aire sale de la cavidad bucal, el fonema no es nasal.

¿Listx? ¡Vamos a practicar! Ve aquí.

 

Licencia

Icono de Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Excepto cuando se especifiquen otros términos, La lingüística hispánica: Una introducción por Ashwini Ganeshan se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Compartir este libro