Los retos del sistema consonántico y vocálico

A veces lxs hispanohablantes tienen problemas con los sistemas consonánticos y vocálicos de inglés porque hay diferencias entre la pronunciación del inglés y del español con respecto a ciertos fonos consonánticos y vocálicos. En esta sección presentamos cuatro ejemplos de retos fonéticos entre las dos lenguas : 1) la existencia de un fonema fricativo labiodental /v/ en inglés pero no en español, 2) puntos de articulación en ciertas consonantes que varían en inglés y español, y 3) vocales  en inglés que no hay en español.

Primero, uno de los problemas principales que lxs hispanohablantes encontrarán cuando están aprendiendo inglés es la existencia del fonema fricativo labiodental /v/. En español, tanto la letra <b> como la letra <v> representan el fonema /b/. En español no se diferencian en la pronunciación las letras <b> y <v>, como se ve en las palabras vaca [‘ba-ka] (el animal) y baca [‘ba-ka] (el techo del auto donde se pone el equipaje). Entonces, cuando lxs hispanohablantes conversan, lxs oyentes utilizan el contexto para comprender si lxs hablantes están hablando de vaca o baca. Por otro lado, en inglés, la letra <v> representa el fonema /v/, y la letra <b> representa el fonema /b/. La existencia de estos dos fonemas, /v/ y /b/, en inglés puede darles dificultades a lxs hispanohablantes porque no incorporan el fonema /v/ en el habla habitual. Por ejemplo, un par mínimo en inglés con el que unx hispanohablante tendría problemas son las palabras vowel ‘vocal’ y bowel ‘intestino’. A veces, lxs hispanohablantes dicen bowel [ˈbaʊəl] cuando intentan decir vowel [ˈvaʊəl], y esto puede dificultar la comunicación. Otro ejemplo similar son las palabras vest ‘camiseta’ [‘vest] y best ‘el mejor’ [‘best] que tienen significados totalmente diferentes, pero unx hispanohablante puede pronunciarlas igualmente.

El segundo aspecto que crea problemas en la pronunciación de ciertas consonantes del inglés y del español es la diferencia entre sus puntos de articulación. Por ejemplo, el fonema /d/ del inglés es alveolar oclusivo como se ve en la palabra dad ‘padre’ o la palabra date ‘fecha’. Es decir, para articularlo el ápice de la lengua está en contacto con la región alveolar. En cambio, el fonema /d̪/ del español es dental oclusivo, entonces para articularlo el ápice de la lengua está en contacto con los dientes. Si unx hispanohablante no articula el fonema /d/ correctamente en inglés, por ejemplo, day ‘día’ [‘deɪ] puede sonar más similar a they ‘ellos’ [‘ðeɪ] (el fonema /ð/ es dental pero fricativo, y por ser dental es similar al fonema /d̪/) y se puede crear confusión.

Para lxs hispanohablantes, la tercera dificultad pasa con las vocales porque hay más fonemas vocálicos en inglés que en español. En español hay cinco fonemas vocálicos puros, /a/, /e/, /i/, /o/, y /u/, mientras hay alrededor de once fonemas vocálicos en inglés (dependiendo del dialecto): /iy/, /ɪ/, /ey/, /ɛ/, /æ/, /a/, /ʌ/ o /ə/, /ɔ/, /ow/, /ʊ/, /uw/. Si unx hispanohablante no distingue las vocales tensas (largas) (/iː/, /uː/) de las vocales relajadas (cortas) (/ɪ/, /ʊ/) cuando habla inglés, en muchos casos va a crear confusión. No es lo mismo decir bean ‘frijol’ /bi:n/ que decir bin ‘contenedor’ /bɪn/. Lo mismo ocurre con pool ‘piscina’ y /pu:l/. y pull ‘halar’ /pʊl/. Pronunciar un fonema vocálico incorrectamente puede resultar en la pronunciación de otra palabra completamente distinta, dado que las vocales tensas y las relajadas no son fonemas completamente distintos en inglés pero no se hace la misma distinción en español.

También, en inglés hay vocales que se asemejan mucho en su pronunciación, como por ejemplo bar [bɑr] y bare [bɛr]; pero en otros casos la diferencia entre algunas vocales es mínima. Se puede observar esto en el caso de las palabras  pen ‘bolígrafo’ y pan ‘sartén’ en inglés. Se transcriben de la siguiente forma: pen ‘bolígrafo’ /pɛn/ y pan ‘sartén’ /pæn/. Aquí la diferencia entre cómo se pronuncian las dos vocales, /ɛ/ y /æ/, en la boca es mínima. Si unx hispanohablante no trata de diferenciar ambos fonemas vocálicos, tendrá un problema de comprensión a la hora de intentar hablar, ya que el receptor posiblemente no le entienda.

Aparte de los problemas anteriores, los fonos no siempre corresponden con las letras en inglés. Un ejemplo de esto son las letras <f> y <gh>. Piensa en el caso de unx hispanohablante que nunca aprendió a hablar inglés; ¿cómo pronunciaría la palabra enough ‘bastante’? ¿Qué pasa con las palabras what ‘qué’ y  hot ‘caliente’? Pueden causar problemas para estos aprendices porque posiblemente no reconozcan las distinciones alrededor de la pronunciación de letra <h> en inglés. Tambien, si unx hispanohablante tiene que pronunciar las palabras dad ‘padre’ y them ‘ellos’ es posible que pronuncie la letra <d> como el fonema /d/ y la <th> como el fonema /t/. En este caso, lxs hispanohablante están usando su conocimiento sobre la pronunciación española y aplicándola al inglés. Estos ejemplos solamente son algunas dificultades que encuentran lxs hispanohablantes al hablar inglés.

Es problemático el inglés porque cuando se encuentra una palabra nueva, no necesariamente se sabe cómo pronunciarla, sin embargo, en el español, para cada letra, hay una pronunciación sola. Lxs hispanohablantes tienen dificultad con los sistemas consonánticos y vocálicos del inglés porque usan el conocimiento de fonemas de español. Y seguramente, porque las dos lenguas no comparten un sistema fonético, la influencia de español domina la articulación de las palabras en inglés y crea discrepancias en el habla.

¿Te parece que unx angloparlante también tiene problemas con los sistemas consonánticos y vocálicos del español? ¿Cuáles y por qué?

 

 

Algunos sitios de web:

English Vowels

Ghoti

Hors D’Oeuvres

Licencia

Icono de Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Excepto cuando se especifiquen otros términos, La lingüística hispánica: Una introducción por Ashwini Ganeshan se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Compartir este libro