La fonética de la lengua de las señas mexicana

Las lenguas de señas utilizan el cuerpo, principalmente las manos, los brazos, y la expresión del rostro para la comunicación mientras las lenguas verbales, como el español y el inglés, utilizan la voz. En lenguas verbales que requieren la voz para comunicar, la fonética distingue los diferentes fonemas con un sistema de tres parámetros: el punto de articulación, el modo de articulación, y la sonoridad (como vimos en la sección anterior). En español, los fonemas /p/ y /b/ son oclusivos y bilabiales, pero la diferencia es que /b/ es sonoro y /p/ es sordo. Es decir, los tres parámetros son esenciales para distinguir los fonemas del español.

En las lenguas de señas también se puede distinguir cinco parámetros para describir las unidades mínimas de las palabras. Los cinco parámetros son: la ubicación, el movimiento, la forma de las manos, la orientación, y las señales no manuales (como las expresiones del rostro). En este texto vamos a utilizar ejemplos de la lengua de señas mexicana para demostrar algunos de estos parámetros. Todos los ejemplos vienen del Diccionario de Lengua de Señas Mexicana, Manos en Voz, y recomendamos consultar el diccionario para ver los ejemplos ilustrados. Proveemos el número de página en el que aparece cada ejemplo.

El movimiento es un principio fundamental de la fonética de la lengua de señas. El movimiento describe cómo las manos se mueven para formar las palabras. Igual que la única diferencia entre /p/ y /b/ es el parámetro de la sonoridad, el movimiento puede ser la única diferencia entre dos palabras con diferentes significados en la lengua de señas mexicana. En la lengua de señas mexicana, las palabras él/ella y ellos tienen la misma ubicación, forma de las manos, orientación y señales no manuales. (p. 22 Manos en Voz). Para formar las palabras, haga un puño y apunta el dedo índice (forma de manos). La mano debe estar al nivel del pecho (ubicación) y el dedo debe apuntar hacia afuera al referente (orientación). Las señales no manuales no son aplicables para estas palabras. Aunque cuatro de los cinco parámetros son los mismos en las dos palabras él/ella y ellos, el parámetro movimiento las distingue. Para la palabra él/ella la mano extiende del cuerpo y queda sin movimiento, mientras la mano mueve en un círculo para señalar la palabra ellos. Así el movimiento es un parámetro necesario para describir la fonética de la lengua de señas mexicana porque puede indicar palabras diferentes. 

La forma de las manos es otro parámetro en la fonética de la lengua de señas mexicana. La forma de las manos es, como el título sugiere, la forma de los dedos y las manos. Un ejemplo de la lengua de señas mexicana en el que vemos la importancia de este parámetro es la diferencia entre las palabras vino y whisky (p. 47 Manos en Voz).  Similar al ejemplo de movimiento, solo un parámetro de los cinco es diferente en estas palabras. Para crear las palabras vino y whisky, mueve la mano en un círculo (movimiento) sobre la mejilla (ubicación). La palma de la mano debe mirar la mejilla (orientación). De nuevo, las señales no manuales no son aplicables. Para la palabra vino la mano forma la seña para la letra <v> en la lengua de señas mexicana (el dedo índice y el dedo medio están separados, y el resto de mano cerrado). Para la palabra whisky la mano forma la seña para la letra <w> en la lengua de señas mexicana (el dedo índice, medio y anular están separados, y el resto de mano cerrado). La única diferencia entre vino y whisky es el parámetro de la forma de las manos.

Otro parámetro en el que se enfoca la lengua de señas es la orientación. La orientación es la manera en que se usan las manos para determinar un signo. Por ejemplo, vemos este aspecto en las palabras y yo de la lengua de señas mexicana  (p. 25 Manos en voz). Para crear estas palabras, pon la mano en una línea horizontal (movimiento) al nivel del pecho (ubicación). De nuevo, las señales no manuales no son aplicables en este ejemplo. La diferencia entre estas dos palabras es la orientación de las manos. En el signo de la palabra , se señala al referente con el índice extendido, pero ocurre un cambio de orientación con la palabra yo donde se señala al pecho con el índice.  

Otro parámetro de la fonética de la lengua de señas es la señal no manual. Las señales no manuales usualmente refieren a las expresiones del rostro. En español, cada letra y acento es importante en las palabras y vemos este elemento esencial en la lengua de señas. Por ejemplo, libro es una palabra, pero sin la letra <i>, “lbro” no es una palabra, y al poner un acento en la letra <ó>, el sustantivo libro cambia al verbo conjugado libró. Cada letra y acento es importante. De la misma manera, las palabras en las lenguas de señas son compuestas por partes para formar las palabras. En ciertas palabras, las expresiones del rostro son imperativas. En la lengua de señas mexicana, la palabra tiburón (p. 63 Manos en Voz) es creada por el movimiento por un lado a otro de una mano abierta elevada con la palma mirando hacia el rostro junto con una expresión asustada. Sin la expresión facial, la palabra tiburón no está completa.

Las lenguas de señas tienen parámetros específicos para definir las unidades mínimas de las palabras igual que las lenguas verbales. Cada parámetro es fundamental para la construcción de las palabras, y sin utilizar los parámetros bien, no se puede expresar las palabras correctamente y la comunicación no es comprensible en cualquier lengua.

 

 

Para leer más sobre la fonética de la lengua de señas mexicana:

La lengua de señas mexicana

Manos en Voz

 

Referencias

Dawson, H. C., & Phelan, M. (Eds.). (2016). Language files: Materials for an introduction to language and linguistics. Ohio State University Press. 

Serafín, M., & González, R. (2011). Manos con voz, diccionario de lenguaje de señas mexicana. Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

Licencia

Icono de Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Excepto cuando se especifiquen otros términos, La lingüística hispánica: Una introducción por Ashwini Ganeshan se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Compartir este libro